domingo, 7 de junio de 2015

El Corpus de laguna de Negrillos

El Corpus de este pueblo encierra en si mismo un importantísimo auto sacramental, sus inicios son en el S XVI y XVII.
Sobre las once y media en la Iglesia de San Juan se reúnen los hermanos de la cofradía. A las doce llega San Sebastián con los danzantes y músicos y pregunta por el Señor o Cristo.
 Reta en plan de desafío, como el día antes el Señor había estado en su casa, entonces por la mañana Sebastián va en busca del Señor, llega a la puerta y dice:
- ¿Dónde está el Señor?
- Y le contestan :
- “En el coro reunido con los apóstoles”
- y ¿A qué ha ido el Señor a mi casa?
- A convencer al bravío Capitán.
San Sebastián furioso, empuña la espada en la izquierda y con el brazo en alto y el paso lento, sale a la calle y dice: “NO PASARÁN”, es el jefe de los revolucionarios”.
 
En torno a las 12 San Sebastián comienza su taconeo por una de las naves laterales de la iglesia Parroquial hasta llegar al retablo dónde se encentra una imagen de Cristo Crucificado, dónde realizará la primera venia, desde allí se dirigirá al altar mayor; dónde realizará otra venia. Posteriormente saldrá la procesión por las distintas calles del pueblo que lucen enramadas para este día. 

 

 
En la procesión, vestidos y con caretas, también salen : 
San Matías: con escuadra de carpintero en la mano derecha y ramo.
San Simón: con sierra y ramo.
San Tadeo: Con hacha y ramo.
Santiago el mayor: Con espada y ramo.
San Mateo: Lleva su evangelio y lo va leyendo.
Santo Tomás: con lanza y ramo .
San Bartolomé: Con espada  y cadena en la cintura.
San Felipe: Con Cruz y ramo.
San Andrés: Con la cruz en aspa sobre los brazos.
San Juan Bautista: con pellejas cubriendo su cuerpo, camina descalzo llevando un cordero sobre la mano izquierda mientras dos dedos de la mano derecha le señalan.
San Miguel: Con Cruz y balanza.
San Pedro: Con Cruz y llaves en actitud temblorosa.
Jesucristo: Mano derecha en alto con los dedos haciendo el signo de la victoria y un estandarte.
Santiago menor: con bordón y ramo, se coloca a la derecha de Cristo.
San Juan Evangelista: con un caliz en el que apoya dos dedos.
 

Junto a ellos las imágenes de:  Santa Marina, el Niño Jesús, San Antonio, la Virgen de Fátima, San Isidro, Santa Tersa, La Milagrosa, la Virgen del Carmen, La Virgen del Rosario con el estandarte de la Virgen del Arrabal, La Inmaculada con su estandarte, El Sagrado Corazón de María y el de Jesús, también con su estandarte y , cerrando la procesión, el Santísimo bajo palio.

En la procesión, ocho danzantes no dejan de bailar, al llegar a la plaza, San Sebastián volverá a realizar dos venias y los danzantes realizan la baila de las vueltas, éstos no darán la espalda al Santísimo en toda la procesión.

Al finalizar el acto se llega hasta la ermita de la Virgen del Arrabal, dónde  se dice la misa, y el protagonista volverá a realizar de nuevo una venia ante la patrona del pueblo.
Finalizada la misa el cortejo vuelve hasta la iglesia de San Juan dónde, una vez arrepentido, realiza la última venia ante el Santísimo, ya sin la careta, y sale corriendo de la iglesia.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada